BRIQUETAS PARA LA CHIMENEA O LEÑA PARA LA CHIMENEA

¿LEÑA O BRIQUETAS DE MADERA?

¿CUAL ELEGIR PARA MI CHIMENEA?

La calidad de su combustible afecta al calor de aportación, a la  duración de la combustión y al funcionamiento del aparato.

A la hora de decidir la compra de una estufa, chimenea o barbacoa es importante saber qué tipos de combustibles se pueden emplear en ellas, cuáles son los idóneos para un mejor rendimiento de la instalación, y por supuesto, contar con un suministro asegurado durante el periodo de uso.

PB230001

BRIQUETAS  Y LEÑA DE ENCINA

Elegir entre leña o briquetas, o combinar ambos combustibles, es una decisión que podrá variar en función de cada usuario y según las características de su chimenea y hogar.

 

LAS BRIQUETAS

Briquetas:
Combustible de alto poder calorífico fabricado con serrines y virutas de diferentes maderas. 

Las más comunes son de unos 35 a  40 cm de forma cilíndrica.
4.700 kcal/kg

 

– Ideales para:

Como iniciador de fuego y mantenimiento.

En estufas y chimeneas cerradas su rendimiento es óptimo.

En chimeneas abiertas su rendimiento es menor.

PA160104

BRIQUETAS DE MADERA CUADRADAS RUF
Se vende:

En paquetes de 10 a 15 kilos y en big bag.

La briqueta es un combustible que se fabrica con serrines y virutas de la industria de la madera que prensados con calor y la lignina de la propia madera, se convierten en un producto de alto poder calorífico.

El grado de humedad no varía como puede suceder con la leña. Su envase limpio y cómodo, hacen de este producto el combustible ideal para usuarios con espacios reducidos como  pueden ser buhardillas, áticos, etc 

Actualmente, en el mercado podemos encontrar briquetas redondas y briquetas cuadradas.

La forma del combustible es indiferente, lo que verdaderamente importa es la calidad de los residuos de madera con los que se hayan fabricado. Si los residuos  proceden de maderas duras como la haya, tendremos una briqueta de inmejorable calidad. Si por el contrario, están fabricadas de maderas blandas su durabilidad será menor y nuestro bolsillo lo notará.

Otra de las cualidades de la briqueta es que se pueden trocear, virtud que las convierte en el combustible ideal para las pequeñas estufas que su puerta de carga no admite leños de grandes dimensiones.

La briqueta requiere de un lugar seco, lejos de humedades que puedan dañar el producto.

Lo habitual es encontrar paquetes de 10 a 15 kilos en envase retráctil de fácil  manipulación.

PB210188

 son faciles de transportar y apilar

 

 

 

Leña de Encina:


L
eña que pertenece a las maderas duras.

Alto poder calorífico. (Kcal c Kg)  4.548

 

– Ideal para:

mantener chimeneas cerradas y abiertas, estufas de leña, barbacoas y hornos de asar.

Se vende:

A granel por kilos, por m3, en sacos, en paquetes.

LA LEÑA

Dependiendo de la especie de árbol de que se trate, su comportamiento energético será diferente. Esto condiciona las características de densidad y poder calorífico, entre otras.

El poder calorífico inferior de la leña, oscila entre las 3.000 – 4.000 kcal/kg dependiendo de la especie que se trate y sobre todo de la humedad que contenga.

La dimensión ideal para chimeneas y estufas es de 25-33 cm, mientras que la mayor es utilizada principalmente, para grandes estufas como calefacciones centrales y hornos de hostelería.

El diámetro mínimo debe ser de 4 cm, mientras que el máximo debe rondar por los 10-15cm.

Lo correcto, es tener la madera en un almacén bien aireado, o en su defecto, estar al aire libre, siempre que se acondicione un techado para evitar que el agua de lluvia caiga directamente.

Con respecto al tiempo que debe transcurrir entre la corta de la leña y su utilización es, como mínimo de 8 meses a un año, en el que la humedad sería del 33% y ardería adecuadamente. Pero el periodo óptimo es de 2 años, siendo así la humedad inferior al 20%.

Por norma general, la venta de leña se realiza por kilos o metros cuadrados, dependiendo de la zona geográfica de España en la que vivamos. 

Es fácil encontrar en centros comerciales paquetes o sacos de leña seca, preparados para consumidores esporádicos, pero si realmente el uso de la leña va a ser como sistema de calefacción, lo practico es comprar en grandes cantidades de 1000 a 2000 kilogramos.

PC120156

apilado de leña de encina, todo un arte!

El apilado de la leña en el garaje o en un espacio a cubierto de nuestro jardín bastará para mantener el producto en óptimas condiciones.

 

DIFERENCIA ENTRE LA BRIQUETA Y LA LEÑA

La diferencia básica entre ambos combustibles es, que el poder calorífico de las briquetas es mucho mayor que el de la leña, pero su rendimiento es menor.

Las briquetas se consumen antes que la leña de buena calidad.

En las grandes ciudades es más fácil encontrar briquetas de madera  que leña de calidad. Por el contrario, en las zonas rurales el adquirir leña es más sencillo.

Adquiriendo grandes cantidades, el precio de la leña es más atractivo que el de la briqueta.

El acopio y almacenamiento  de la briqueta es más sencillo, cómodo y limpio que el de la leña.

La leña, sobre todo la de encina, aporta un aroma al ser quemada del que carece la briqueta.

 

LO IDEAL

  Para chimeneas abiertas y cerradas  “ Leñas duras”

   Para elevar la temperatura y chimeneas cerradas  “Briquetas de  madera”

Lo práctico  es combinar ambos combustibles.

 

Utilizando briquetas de leña para comenzar el fuego, no como iniciador, sino como producto para mantener el fuego, conseguiremos elevar la temperatura de nuestro hogar en pocos minutos y  una vez conseguida la temperatura ideal, podemos añadir leña y manteniendo dicha temperatura. De esta manera estaremos aprovechando el alto poder calorífico de la madera prensada y toda la durabilidad de la leña.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Venta de pellets

¿ Que es la biomasa? ¿ Donde comprar? ¿ Que son los pellets?

La biomasa como combustible renovable para la calefacción

 

La biomasa vegetal es la materia constituida por las plantas. La energía que contiene es energía solar almacenada durante el crecimiento por medio de la fotosíntesis. Por esta razón, la biomasa, si es utilizada dentro de un ciclo continuo de producción-utilización, constituye un recurso energético renovable y respetuoso con el medio ambiente.

Quemando gas o gasóleo para la calefacción, se transfiere y se acumula en la atmósfera carbono extraído del subsuelo profundo, alimentando así el efecto invernadero. Por el  contrario, la combustión de biomasa no contribuye de ninguna manera al efecto invernadero, porque el  carbono que se libera quemando la madera procede de la atmósfera misma y no del subsuelo. 

Actualmente, la contribución de la biomasa a la necesidad de energía primaria está muy por debajo del potencial disponible, y se produce fundamentalmente por la utilización de leña para quemar en chimeneas y estufas, a menudo obsoletas y poco eficaces. No obstante, las tecnologías para la utilización de combustibles vegetales en sistemas de calefacción doméstica han experimentado un gran desarrollo en los últimos años y han alcanzado niveles de eficiencia, fiabilidad y confort muy parecidos a los de los sistemas tradicionales de gas y de gasóleo. 

En este trabajo se presenta una panorámica de las principales tipologías de calderas para la combustión de biomasa, aplicada a la calefacción de usuarios pequeños y medianos. Básicamente hay tres tipologías, según las tres principales categorías de combustibles vegetales:

– leña para quemar en tarugos;

– madera desmenuzada (astillas); y

–   pastillas de madera molida y prensada (pellet).

Calentarse con la biomasa no sólo es beneficioso para el medio ambiente, sino también para el ahorro, porque a igualdad de calor producido, los combustibles vegetales cuestan mucho menos que los fósiles.  

 

¿ Qué es el pellet?

 

 

El pellet es un combustible de madera virgen seca y prensada en pequeños cilindros, sin aditivos. El peso específico del pellet a granel es de aproximadamente 6-700 kg/m3, mucho más alto que el de otros combustibles no prensados de madera (astillas). El poder calorífico alcanza las 4.200 kcal/kg, con una densidad energética de 3000 – 3.400 KWh/m3.

A causa de la forma cilíndrica y lisa y del tamaño pequeño, el pellet tiende a portarse como un fluido, lo que facilita el movimiento del combustible y la carga automática de las calderas. El transporte puede realizarse con camiones cisterna, desde los cuales se bombea directamente en el depósito de almacenamiento del sistema. La alta densidad energética y la facilidad de  movimiento hacen del pellet el combustible vegetal más indicado para sistemas de calefacción automáticos de todos los tamaños. El pellet de madera puede utilizarse en las calderas de astillas o en calderas proyectadas especialmente para pellet. Es posible incluso utilizar el pellet en algunos modelos de calderas de gasóleo, a través de quemadores especiales.

 

¿Donde comprar?

Cuando se instala una estufa o caldera de pellet un factor importante es contar con un distribuidor cercano a nuestro hogar, de esta manera los costes de desplazamiento serán menores.

Otro detalle a tener en cuenta es dispones de un espacio para el almacenaje del combustible, ya sea un silo si la descarga es a granel o un espacio a cubierto para el almacenaje de los sacos.

Lo habitual es que el instalador de vuestra estufa o caldera o indique un distribuidor de biomasa, pero si tenéis alguna duda o mejorar precios, podéis contactar al 630 77 29 94 que con mucho gusto intentaremos buscar un precio interesante.

 

 

 

 

 

 

Os presentamos un video sobre la biomasa.

 

 

Un video interesante sobre el futuro de la biomasa en España.

Una imagen vale más que mil palabras.